Terapia

Sus labios perfilados se contraen para dejar escapar un silbido corto desde lo alto del andamio, pero la mujer continua su marcha bamboleante y algo exagerada. Se desgañita improvisando un piropo subido de tono que no obtiene resultado y ella se pierde entre la multitud. Sabe que ha perdido una batalla. Pero  la guerra continuará esta noche, en casa.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Cuentos breves, Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s