La carta

Lleva horas durmiendo en su cunita como un ángel. Ojalá estuvieras aquí. ¿Sabes? Cada noche le hago una foto. Es como si todavía no lo creyera, como si nada hubiera pasado. Buscaré la manera de hacértelas llegar, seguro que te harán la espera menos dura. Pronto tendremos que irnos de aquí,pero todavía no sé adónde iremos. Si existe un dios, estoy seguro de que podrán perdonarnos. Nadie debería quedarse con una cuna vacía.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Cuentos breves, Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s