Humedades

—¡Calla y arregla de una vez la cisterna del váter, que gotea!
—Mira cariño. No sé cómo hiciste para arrancar la grifería de la cocina. Ni cómo me convenciste para cambiar la caldera, que estaba nuevecita. Y para qué hablar de lo de la bajante del edificio de anoche. Y ahora, para colmo, que si la cisterna gotea. Una cosa es que me disfrace y me juegue la vida para cumplir tus fantasías y otra es que, a este paso, me voy a tener que hacer autónomo.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Humedades

  1. abi dijo:

    Jajajaja, vaya con las húmedas fantasías, le va a salir caro el polvo, autónomo, nada menos!!
    El famoso fontanero desatascacañerías, creo que es un tópico, como la cachonda vecina del quinto; y a mi que nunca me han puesto los fontaneros….

    fdo: la vecina del quinto 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s