Juicio Divino

El Tribunal apreció cierta rigidez en su mirada azul. Sus piernas temblaban como sombras en el mar y sus cabellos se ensortijaban cada vez más por el efecto del sudor. Detrás de él, el suelo se estaba llenando de plumas al mismo tiempo que un pequeño abultamiento se abría paso al final de su espalda.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s