Ventanas

Durante años gastó más de lo que debía y un día se quedó sin nada. He tirado la casa por la ventana, se dijo. Y entonces lo vio claro. No tenía familia, sus amigos habían desaparecido poco a poco, como sus muebles y dos días antes había recibido la orden de desahucio. Así que detuvo su paseo, subió con decisión los siete pisos desde la calle, abrió la puerta con torpeza y entró al salón, pero solo encontró una inesperada oscuridad. Lo había perdido absolutamente todo, hasta el hueco de la ventana.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s