El desván

Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial. Algunas noches se mete debajo de mi cama y da golpes en la madera para asustarme. O si voy por la calle e intento esquivar un charco, él se adueña de mis pies impulsándolos hacia el cielo para luego caer justo donde hay más agua. Aunque lo peor es cuando intento acercarme a esa chica de clase y el maldito siempre me pellizca las mejillas, dejándomelas rojas. Creo que comienza a ser un problema. Algún día cogeré la llave, bajaré al desván y cerraré la puerta para siempre.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El desván

  1. vickyrb007 dijo:

    Me encanta. Lo has presentado al concurso de relato corto de La Ventana? Y qué tal?
    Un saludo, me encanta de verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s