La muñeca que soñó que volaba

Regreso al cielo lentamente, dando vueltas como una veleta rota. Ha vuelto a pasar: ella llegó antes de tiempo y yo salí por la ventana. Esta vez ni siquiera pude aferrarme a una rama. Y ahora los coches menguan y se alejan sin despedirse las azoteas, como piezas desencajadas del gran rompecabezas. Una muñeca amiga me confesó una vez que un hombre la recogió de un contenedor y que la hizo feliz durante mucho tiempo. Así qué ¿por qué no puedo cruzarme yo, por ejemplo, con el paracaidista de mis sueños? Eso sí, que sea pronto: estoy empezando a arrugarme.

Texto finalista en el II Concurso Colaborativo Internacional de Microrrelatos del Grupo Andén
Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Cuentos breves, Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La muñeca que soñó que volaba

  1. vittt dijo:

    el amor está en el aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s