La cajera

b94439e20de6e0e11e46b56c83f7c3c7

Hoy parece que ella tiene la voz todavía más dulce que ayer. Tres con catorce, dice. Pienso en hacer el chiste pero reculo: es demasiado pronto. También pienso en lo diferente que suenan los números en su boca en comparación con las otras cajeras. Insípidas, moribundas. Saco las monedas y le pago: nunca le doy las monedas exactas para volver a notar el tacto de su mano. Me despido de ella con un hasta luego que aparenta firmeza. Mientras subo las escaleras mecánicas abro la bolsa: al fondo, el solitario tarro de anchoas. Saco la lista del bolsillo: mañana vendré a por espárragos tiernos. No sé que voy a hacer si un día no está en la caja rápida.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La cajera

  1. El que la sigue… ya verás, je je.

    Saludos.

  2. riberaine dijo:

    Estos amores que todos tenemos y que es mejor que se queden así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s