Otra Navidad

1899463_f520

Esperó hasta dormirse y soñó con otra Navidad. Se encontró rodeado de arenas blancas como la nieve que tanto conocía. Sintió que transpiraba pero no se debía a ropajes densos y peludos sino a un sol que caía a plomo sobre su enorme cuerpo desprotegido. En lugar de quevedos, unas gafas oscuras protegían sus ojos celestes. Y por su garganta caía un líquido frío igual que el agua a presión de una manguera invade una chimenea incendiada. Al despertar, encontró frente a él a aquel pequeño ser de ojos rasgados y orejas puntiagudas que le recordó que ya era hora de dejar de soñar.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s