Una tarde en la feria

“Funfair” Henry Kondracki

Volví a enfocar su figura uniformada en la mirilla del rifle. La fila de soldados en miniatura se desplazaba de derecha a izquierda con una cadencia constante y lenta. Vestían de camuflaje y tenían una mirada sin luz. Abrí el otro ojo para asegurarme de que él seguía allí. Había dejado su móvil sobre la barra de madera y ahora parecía estar en otro lugar, como si nada de lo que ocurría allí fuera con él. Le despertó el tiro certero de un niño que tumbó a uno de los muñecos. El corcho fue a parar al suelo y él se agachó para recogerlo. Antes de que se levantara, disparé yo.

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s