Confusión

tomates-maduros

“Espero que puedas perdonarme. Adiós.” Cinco palabras que él mismo ha escrito y que al volver a leer, suenan como alaridos de hiena en el interior del coche. “1 kg de tomates maduros, champú Panténe Cabellos Dañados, nueces, lejía (la garrafa amarilla)…” y un sinfín de productos que ahora quedan reducidos a la nada en el puño de ella, clavada en mitad de la cocina. Dos horas después, él llega cargado con cinco enormes bolsas blancas. Ella no tarda en comprender: él quería darle una sorpresa. También piensa en que seguro que se ha equivocado al hacer la compra. Y en que podrá perdonarlo.

 

Anuncios

Acerca de Adrián

Me gusta contar y no hablo de matemáticas.
Esta entrada fue publicada en microcuentos, Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s