Confusión

tomates-maduros

“Espero que puedas perdonarme. Adiós.” Cinco palabras que él mismo ha escrito y que al volver a leer, suenan como alaridos de hiena en el interior del coche. “1 kg de tomates maduros, champú Panténe Cabellos Dañados, nueces, lejía (la garrafa amarilla)…” y un sinfín de productos que ahora quedan reducidos a la nada en el puño de ella, clavada en mitad de la cocina. Dos horas después, él llega cargado con cinco enormes bolsas blancas. Ella no tarda en comprender: él quería darle una sorpresa. También piensa en que seguro que se ha equivocado al hacer la compra. Y en que podrá perdonarlo.

 

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La condena

captura-de-pantalla-2016-10-27-a-las-15-36-26

“The prison” Stefan Dietze

El penado de la celda 273, don Isidro Parodi, recibió con algún desgano a su visitante. A pesar del sombrero, las gafas de montura vintage y el bigote parduzco, no tardó en reconocerlo. Aquello le pareció el colmo. Al muy desgraciado no le había bastado con enviarlo allí por intento –justificadísimo– de estrangulamiento, sino que ahora pretendía humillarlo en su propia celda. ¿Qué sería esta vez?, ¿un chiste del telón, el recurrente cojín de los pedos, un monólogo robado a algún cómico menor? Mientras todo esto pasaba por su cabeza, el otro sacó una cajetilla de tabaco y le ofreció un cigarrillo. Isidro Parodi dudó un instante pero la tentación era demoledora. Así que, sin apartar la mirada de su martirizador, tomó el pitillo, se lo llevó a la boca y acercó su cara al mechero que el otro estiraba en su brazo. El estallido fue acompañado de una llamarada que a punto estuvo de quemarle el poco pelo que le quedaba.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Demolición incontrolada

captura-de-pantalla-2016-10-17-a-las-20-02-42

“Reset Painting” Andrea Buckland


Cuando se prendieron las cortinas de la cocina ella acababa de enterarse de que él la engañaba. Un rayo partió por la mitad el limonero del jardín al tiempo que ella conocía que la otra era su mejor amiga. Los cristales de la habitación conyugal se convirtieron en metralla mientras ella se decía que no podía ser que llevara años viviendo una mentira. Poco después, los cimientos temblaron y la casa colapsó. Sólo quedó polvo y escombros. Y el brazo deshilachado de un peluche que asomaba entre tanta destrucción.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

La maleta

tumblr_m8voj3hugt1qf2fc3o1_1280

Poco antes de que los domingos fueran amargos entraban en la habitación con una prenda del otro en la mano. Sobre la cama, abierta de par en par como un océano, estaba la maleta. Y así, un día, él aparecía con un biquini floreado por si acababan zambulléndose con el tiburón blanco en Gansbaai y ella con un jersey de lana no fuera que viajaran a las Islas Svalbard a contemplar la aurora boreal. Así cada domingo del año, sin excepción. Pero una mañana, él se marchó. Y ella, después de meditarlo mucho sentada sobre el borde de la cama, selló la maleta con todo ese mundo dentro y la guardó en la parte superior del armario, justo encima de la ropa de domingo.

Publicado en Cuentos breves, microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Efecto mariposa

anna-bocek-artwork-large-105416

“Human figure” Anna Bocek

Los brazos del nadador surgen a la superficie como un géiser y en décimas de segundo dibujan sendos arcos en el aire clavándose diagonalmente en el agua como dos lanzas tendinosas. A pocos metros de allí, cientos de manifestantes que se alzan contra el despilfarro y las inhumas prioridades de un gobierno que se resquebraja, lanzan lo que encuentran contra los antidisturbios. Las caderas del nadador ondulan una y otra vez con una pericia pélvica más habitual de un bailarín de salsa que de un atleta al tiempo que varias familias son brutalmente desalojadas de sus favelas. Los pies del atleta, tan juntos que parecen atados, patean concienzudamente sobre el agua proyectando un rastro de espuma similar al que produciría una lancha fueraborda. Y en uno de los vestuarios del estadio, dos cuerpos se funden salvajemente contra una taquilla bajo el silencioso y amenazante vuelo de un mosquito que observa con deleite los cuerpos semidesnudos.

Publicado en Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

La medida del agua

Captura de pantalla 2016-07-14 a la(s) 12.42.47

“Puddle” Zsolt Varga

La idea de quedar en un sitio nuevo ha sido de él. A ella le ha extrañado al principio pero ha acabado cediendo encantada. En el primer charco que ve, ella mete sus botas de agua con el espíritu de una niña. Él, antes de salir ha mirado al cielo y ha dudado entre chubasquero y paraguas. Lo que más desearía ella es hacer el recorrido desde su casa hasta el bar saltando de charco en charco, como si estuviera pasando pantallas en un videojuego. Él, paraguas plegado en mano, se ha subido finalmente en un taxi. A ella, la lluvia siempre le ha gustado, pero desde que está con él, le parece un regalo del cielo. A él, esta tarde, cada charco le parece un océano.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Papeles mojados

farm3-clothesline

Cuelgan de las cuerdas de la del quinto cientos de pasaportes abiertos.

 

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario