Amantes

fitting_room_mirrors_1526388973_2fecb26b

Ahora ya vestido, salgo del probador. Mientras camino hacia los ascensores, la veo otra vez allí, inmóvil, junto a la ropa de baño. Y, aunque no queda ningún cliente en toda la planta, cuando paso a su lado no tiene el más mínimo gesto de complicidad conmigo. Como si fuéramos dos desconocidos. Como si nada acabara de pasar entre nosotros. Mientras bajo en el ascensor, pienso en sus labios perfectos, sus piernas suaves, sus pechos blancos. No puedo evitar sentir cierto orgullo al recordar que es la primera vez que lo hacemos en un probador. Si pudiera, incluso me sonrojaría. Pero no puedo: soy un maniquí.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Final

"Off the pitch!" John Evans

“Off the pitch!” John Evans

“El árbitro añadió catorce minutos”, logré decir con incredulidad. Pensé en qué interrupciones podían justificar tal prolongación pero solo recordé un par de tarjetas amarillas y un cambio por cada equipo. Eso sí, como el partido iba empate, casi nadie protestó. Fue a un minuto del pitido final definitivo cuando cambió todo: un error gravísimo de uno de los defensas del equipo local hizo que el rival marcara el gol que valía una Copa del Mundo. Esa noche, muchos lloraron por diversas razones. Pero de todos ellos fue el árbitro quien, ni aferrándose a su silbato como si fuera un rosario, halló consuelo. Y es que lo que había hecho era injustificable. Por mucho que amara su profesión. Por mucho que deseara que su último partido no acabara nunca.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La mudanza

 

Captura de pantalla 2020-02-03 a las 17.39.23

Empezó a llorar porque se le había metido algo en el ojo. En el baño, acercó su cara al espejo y, con dos de sus dedos, separó los párpados. Entonces la vio. Aunque era diminuta, no tardó en reconocer la melena pelirroja, los andares pizpiretos. Caminaba de un lado a otro del iris y, de vez en cuando, desaparecía en la oscuridad de su pupila. Se aproximó un poco más al cristal para ver qué hacía exactamente. En ese momento, tres hombres uniformados cargando cajas de cartón se descolgaron de su pestaña. Por lo visto, ella iba pasar una larga temporada en su mirada.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los sonidos del mar

Captura de pantalla 2020-01-26 a las 11.26.59

Los zapatos vacíos alcanzaron la orilla al amanecer. La mujer, que había permanecido allí toda la noche debido a un mal presagio, cogió uno de ellos y se lo puso en la oreja como si fuera una caracola. Escuchó, entonces, el llanto vaporoso de un bebé, el clamor desesperado de la multitud, y a su hijo, diciendo mamá por última vez.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El anuncio

"Docs" Cath Riley

“Docs” Cath Riley

Le obligaron a sentarse en el sofá, junto a sus zapatos. La criada se quedó a su lado y el anciano abandonó la estancia al paso que dictaba su bastón, con la promesa de que volvería enseguida. Mientras esperaba, repasó mentalmente el anuncio del periódico: “Se regalan Oxford de hombre. Cuero. Segunda mano. Talla 42. Único requisito: no haber perdido a un hijo”. Aquella última frase le llamó tanto la atención que no había podido resistirse. Poco después, el viejo volvió con la caja, con la esperanza de que esta vez, por fin, alguien pudiera ponerse en sus zapatos.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La carta

"Kikito", obra del artista francés JR

“Kikito”, obra del artista francés JR

Había pedido a los Reyes que le devolvieran a su papá. Y estaba seguro de que su deseo se cumpliría porque, además de haber sido muy bueno, era lo único que pedía este año. Sin embargo, cuando estaba a punto de entregar la carta a aquel señor de uniforme que tenía esa cara tan seria, cayó en la cuenta: ¡los camellos no pueden saltar muros! Así que volvió al principio de la hoja y tachó el encabezamiento. Al lado y con la mejor caligrafía que pudo, escribió: “Querido Santa Claus…”.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El espíritu de la Navidad

"Merry Christmas" Thomas Nast

“Merry Christmas” Thomas Nast


Cuando llegué, estaban poniendo la mesa para cenar mientras un villancico sonaba de fondo en el radiocasete que había encima de la nevera. Al verme entrar con las manos vacías, papá y mamá bajaron la mirada y siguieron a lo suyo. Ella iba colocando, uno a uno, los platos, los cubiertos y los vasos de plástico. Papá intentaba hacer un cisne con una de esas servilletas rojas de papel ­­–esa misma mañana las había sacado milagrosamente del bolsillo de su abrigo– ante la mirada de Elsa y Marta. Mis otros dos hermanos aparecieron arrastrando como podían una de las sillas de la cocina que mamá acabó de colocar –para eso era muy rigurosa– junto a las otras tres. Luego le hizo una señal a papá, que ya estaba junto a la nevera, la música comenzó a sonar más alto y los cinco niños empezamos a dar vueltas alrededor de la mesa.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario