Vasos comunicantes

"Ignoring" Oren Oxenberg

“Ignoring” Oren Oxenberg

La primera vez que le vi fue junto a nuestro portal, durante el invierno pasado. Recuerdo el bulto removiéndose bajo la manta al escuchar la moneda golpeando la lata vacía. A fuerza de cruzarnos todos los días, los formalismos se convirtieron en chácharas, estas en pequeños coloquios y finalmente acabamos cogiendo confianza. Una mañana, después de discutir sobre el derbi de la noche anterior, me confesó, sin demasiados rodeos, que la limosna que le daba a diario le parecía una miseria. El primer billete de cincuenta se lo entregué semanas más tarde, momento en el que volvimos a dirigirnos la palabra. Luego llegaron el cheque al portador, las llaves del coche, la escritura de la casa. Ahora, acurrucado bajo la manta (ha tenido a bien prestármela), le veo salir del portal cada mañana con mi mujer y mis hijos, pero todos miran para otro lado.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El barco

“About to Burst” Emily Marbach

Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer, pero en cubierta lo único que encontró fueron decenas de mujeres desnudas. Unas descansaban estiradas sobre hamacas blancas, otras jugaban a enredarse entre las jábegas y las más ensimismadas permanecían de pie junto a la baranda, mirando el mar. Caminó despacio entre ellas para comprobar cómo todas, sin excepción, acariciaban sus tripas, algunas ya muy crecidas. Poco después, desabrochó el primer botón de su blusa, bañada por la primera luz del sol, y miró, con ojos llorosos, al horizonte.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cumpleaños feliz

Captura de pantalla 2017-03-07 a la(s) 14.04.06

“Cake Painting”. Santhosh C. H.

Cerró los ojos y sopló las velas. Cinco diminutos mástiles de cera como abandonados a su suerte. De su boca apenas salió una migaja de aire, así que fue su hijo mayor quien, con disimulo y haciendo un esfuerzo titánico para no derramar una lágrima, le donó por un instante sus pulmones. Claro que le habían advertido de cómo evolucionaría la enfermedad, el abismo de tristeza, los interminables últimos días. Pero no existen palabras para describir ciertos momentos. ¿Has pedido un deseo, papá? Luego hubo un silencio cuajado que se diluyó en el momento en que el anciano abrió de nuevo la boca: ¿Se puede saber cuándo vais a traer la piñata?

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El cine

captura-de-pantalla-2017-02-21-a-las-13-50-42

“Island Drawing”. Peter Heydeck

En el lugar más recóndito de la isla han abierto un cine. Sólo ponen películas aptas para náufragos. Todos los días se agotan las entradas.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Finalista del 8º Premio Opticks Plumier de relato ilustrado

Ya está aquí el nuevo número de Opticks Magazine que incluye, entre muchas más cosas, el ganador y el finalista del 8º Premio Opticks Plumier de relato ilustrado. “El trayecto más largo” (pág. 66) ilustrado por mi amiga María Portela y escrito por mí mismo, ha resultado finalista de entre 184 aspirantes. Abajo podéis leerlo junto al ganador. Os invito a seguir esta revista que ofrece unos contenidos exquisitos.

http://www.opticksmagazine.com/numero22/pdf/Numero22

Publicado en Premios, Relatos, Relatos ilustrados | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Carta de presentación

1203392-7

“Woman writing a letter” Frederic Belaubre

“Te quiere, mamá” es el final de la carta. El comienzo, en las antípodas, no hace esperar tal desenlace: “A la atención de Manuel González Montes, director de recursos humanos”. Y a partir de ahí, algo parecido a una letanía de fundadas ausencias, lamentos que nunca hallaron consuelo, feroces súplicas de perdón. “Era la única manera que tenía de que supieras lo que siento”, lee cuando el texto comienza a expirar. Y justo antes de esas tres palabras finales que han sido como una detonación dentro de su cabeza: “Ojalá un día puedas darme la oportunidad de conocerte”.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cocido

No era el mar pero se le parecía, le había dicho mamá a papá. Llegamos al pantano con la nevera llena, las bicis, la mesa y las sillas plegables. Y antes de que nos hubiera dado tiempo a descargarlo todo, papá ya había plantado a la abuela en primera línea del agua. Ella no dijo nada: sólo se dedicó a contemplar el paisaje en silencio. Al domingo siguiente, para no perder la costumbre, fuimos a comer a casa de la abuela, pero aquello ni era cocido ni se le parecía.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario