Al pie de la letra

"Feet" Richard Brocken

“Feet” Richard Brocken

Con los pies a remojo mientras pescaban, A le contaba a B que andaba a pie quebrado porque C acababa de darle una patada en el culo. B, después de escuchar a pie juntillas las sospechas de A sobre la existencia de D, fue contundente: no le busques tres pies al gato. Pero A sabía de qué pie cojeaba C y aseguraba que como sus sospechas fueran reales, D acabaría saliendo con los pies por delante. Entonces una de las cañas se irguió y B empezó a recoger hilo sin dar pie con bola. Parece que hoy no hemos empezado con buen pie, pensó.

Anuncios
Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

El sofá

"The sofa" Alexandru Dina

“The sofa” Alexandru Dina

Se quedaban discutiendo dónde pondrían el sofá durante noches enteras. Uno decía que mejor centrado; la otra, que junto a la mesa principal para dar sensación de conjunto. Un día, al volver del trabajo, ella se lo podía encontrar demasiado cerca de la tele, y poco después acababan arrastrándolo hasta la ventana: así tendremos más luz. A veces, agotados, se dejaban caer en él y contemplaban el salón en silencio, sin mirar el parque infantil vacío, en el mismo sitio desde el primer día.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Consecuente

"Untitled" Lea Mantel

“Untitled” Lea Mantel

Ya recogerían la mesa mañana. Lo prioritario ahora era llamar a la funeraria y ponerlo todo en marcha: el certificado de defunción, el tipo de ataúd, las flores: rosas no, que era alérgico, decidir si entierro o incineración. Una semana había aguantado el niño sentado delante de su plato pero su madre, que aseguraba que la disciplina era la base de la buena educación, había sido diáfana: hasta que no te lo comas todo no te levantas de la mesa.

Publicado en Cuentos breves, microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Lenguaje universal

"Underwater love" Laszlo Papp

“Underwater love” Laszlo Papp

Pestañeó dos veces para decir que sí y él sonrió sin poder evitar que un banco de burbujas emergieran de su nariz. Dibujó con sus dedos una hamburguesa azul y ella se relamió mientras tocaba su tripa desnuda. Él cambió su gesto para cogerle la mano y ella tembló. Abrieron mucho la boca para gritar como nunca lo habían hecho, sintiéndose  dos chicos normales, soñando con poder vivir bajo el agua durante toda la eternidad.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Empeñar a papá

"Suitcase" Raffaele Iaechetti

Es lo mejor para todos, se apresuró a decir mamá. Mi hermana Julia y yo miramos a papá, que seguía masticando brócoli sin levantar la mirada del plato. Aunque no se conserva del todo mal, continuó mamá, no nos darán mucho por un hombre cojín, pero hijos, cualquier ayuda es buena en estos tiempos que corren. Luego se levantó y empezó a recoger la mesa antes de que hubiéramos acabado de cenar.

A la mañana siguiente, antes de irnos al cole, papá se despidió de nosotros dándonos un beso en la mejilla. Hasta en esto somos pobres, pensé yo. Os quiero, dijo después, en cuanto la situación mejore un poco, volveré, os lo juro. Julia y yo salimos de casa corriendo porque mamá ya había empezado a tocar el claxon de esa manera tan desagradable.

Papá nunca nos compraba helados o nos llevaba al cine pero aún así lo echamos de menos. Mamá dice que lo de estrenar zapatos a diario y oler a jazmín todo el tiempo es para cubrir el enorme vacío que le ha dejado papá. Algunas tardes nos lleva al burger y por las noches se encierra en la habitación a hablar por teléfono con esa amiga nueva que tiene. La oímos reírse mucho y no para de repetir no se qué de una mujer florero.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

El peso del amor

"Locks" Diana Cheren Nygren

“Locks” Diana Cheren Nygren

La ciudad del amor se ha quedado sin puentes. El primero en desplomarse fue el Puente de las Artes. Fue una sorpresa para todos y se creyó que quedaría en una bonita anécdota que contar. Pero luego llegaron La Concordia, Austerlitz, Mirabeau… Hasta treinta y siete puentes se vinieron abajo. Que cayeran cada vez con mayor asiduidad tenía su lógica: a medida que iban quedando menos, hordas y hordas de enamorados se apostaban en ellos candado en mano. Desde entonces, las parejas contemplan con cierta melancolía ese punto invisible que se eleva unos metros sobre las aguas del Sena. Cada uno desde su orilla.

Publicado en microcuentos, Microrrelatos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Nanorrelatos seleccionados en el VI Premio de Nanorrelatos de Taller de Escritores (máximo 10 palabras)

 

Maratón

Horas después, el cangrejo cruzaba la línea de salida.

 

Actitud

Cambió su bombona de oxígeno por una de helio.

 

Publicado en microcuentos, Microrrelatos, Nanorrelato | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios